Un viaje a la oscuridad

¿Qué se puede decir a día de hoy de Richard Garfield que no se haya dicho ya? La verdad que hay muy poco que no sepamos él, creador de juegos como Magic: El Encuentro, Netrunner y por supuesto Jyhad (aka VTES), pero en 1995 cuando descubrí Jyhad para mí era un completo desconocido. Lo mismo que aquellos juegos que empezaban a surgir, los CCG (Collectible Card Games).

Recuerdo que aún no sabía lo que eran y que los descubrí a través del rpg Vampiro: La Mascarada. ¿Y cómo surgió en mi la curiosidad por este mundo de tinieblas? Pues en aquel 1995, se estrenó la película Entrevista con el Vampiro y la puerta al mundo de Anne Rice y a otros mundos como el de Las Crónicas Necromanticas de Briam Lumley y de la misma manera a más títulos donde el elemento principal era el vampirismo (Cazadores Nocturnos, El tapiz del vampiro, La música de los vampiros, EL sueño del Fevre, El año de Dracula, La estaca, Drácula…) así que el siguiente paso lógico era llegar a ese mundo que se descubría en aquellos manuales y que mientras pasaba el tiempo se iba convirtiendo en un mundo más complejo, más interesante y al menos para mí irrepetible.

Y fue allí, en la tienda donde compraba aquellos manuales, donde me hablaron de un juego de cartas basado en el mundo de tinieblas…y así cayeron mis primeros sobres y mazos…y mi cara de sorpresa con estos últimos al no comprender como se podía combinar porque no veía manera de jugar con ellos, mis primeras partidas, mi aprendizaje, mis mazos imposibles de imaginar a día de hoy (sólo comentar que mi primer mazo y con el que jugué durante mucho tiempo era un Malkavian-Gangrel, cuyas figuras principales era Basilia y los dos aliados más interesantes de ambos clanes, Muddle Vampire Hunter y Renegade Garou).

Y así poco a poco partida a partida, fue descubriendo el juego, pero más que las reglas se me presentó la oportunidad de conocer nueva gente, y de compartir con ellos una afición que nos unía.

Cómo describir ahora, la sensación que sentía cuando descubría nuevas cartas, aquellos dibujos que hoy parecen tan retros pero que en su momento combinaban a la perfección con el mundo que estaba descubriendo. Y Cuando veía el listado de la colección, preguntarme que haría cada una de las cartas que me faltaban y cómo serían, tardé por ejemplo mucho tiempo en tener una Praxis: Seizure en mi mano, hoy en día todos tenemos acceso rápido a estos contenidos a través de internet, pero entonces no había tanta información en la red, ni uno sabía cómo buscarla. Y no olvidemos que eras el raro de la tienda cuando llegabas a alguna donde se reunía la gente para jugar y llegabas con tu mazo y solo veías Magic en las mesas que se ponían a disposición de los clientes para jugar.

Y así pasaba el tiempo junto con mi primer año en la Universidad, cuando me encuentro lo que sería lo que conocemos hoy, VTES, y el cambio no sólo fue de nombre, venía con cartas nuevas, con otras que no se reeditaban y con un nuevo diseño, pero lo mejor estaba por llegar, y fueron las dos primeras expansiones, Dark Sovereigns y Ancient Hearts, nuevos clanes, nuevas disciplinas, nuevos vampiros para los clanes de la Camarilla. Recuerdo recorrer las tiendas en verano buscando sobres para comprar, aún no había empezado a comprar cajas, eso vendría después.

V:TES seguía siendo mi juego preferido, el que compartía con amigos y el que enseñaba y compartía con gente con la que había compartido otros juegos pero aún no lo conocían, estamos en 1996 y es en este año, cuando se publica una expansión que nos dejó durante mucho tiempo con ganas de más, porque nos enseñaba cosas que aún no habíamos visto …SABBAT

No se ha vuelto a repetir en todos estos años la sensación de tener en mi mano una caja de una expansión (en esta ocasión sí que compré ya una caja de sobres). Empezando por el diseño del sobre, negro y rojo metalizado y el contenido de los mismos, el cual era superior a cualquier otro sobre en número de cartas, lo dicho irrepetible.

Pero, no todo podía ser perfecto, en las tres nuevas expansiones, me encontré el mismo.  problema, la dificultad de crear mazos competitivos de los nuevos clanes que nos presentaban: Giovanni, Ravnos, Assamitas, Seguidores de Set, Lasombra, Tzimisce, Malkavian Antitribu…y la mayoría de los antitribu entraban dentro de mazos como complemento…aún recuerdo como Jacko o Richter entraron en aquellos primeros mazos Brujah…pero en ese momento solo pensabas en la emoción de estar descubriendo cosas nuevas y que por supuesto llegarían nuevas expansiones que permitirían completar a estos nuevos clanes…pero entonces llego el silencio.

V:TES desapareció de las tiendas, quizá aún encontrabas algún sobre de la edición básica o de las dos primeras expansiones, pero yo buscaba Sabbat y se tornó una misión imposible.

A estas alturas además de jugador era también coleccionista, así que se mezclaba en mí el afán de coleccionista con el de mejorar los mazos que habíamos creado en nuestro propio meta juego. Pasaba el tiempo, mis estudios seguían avanzando, pero lo que seguía constante en mi vida era no solo todo el mundo de Vampiro sino también mi afición a VTES, encontré nuevos grupos de juego, cambié cartas en tiendas o incluso en el Rastro de Madrid.

Y en 1999, se produjeron dos cambios en mi vida, el ADSL entró en mi casa y el nuevo ordenador que tenía me permitía instalar y trabajar con un programa que me trajo horas y horas de trabajo y diversión…Photoshop, ah y no nos olvidemos del escáner, el cual compré con un solo propósito…escanear las cartas originales de vampiro para crear las mías propias…

Ya que no había expansiones nuevas ni se sabía si las volvería a haber, me puse manos a la obra, ojeaba los manuales en busca de habilidades, disciplinas avanzadas, etc… y creaba mis propias cartas, las imprimía y las pegaba encima de cartas que tenía repetidas. Aún las conservo y me da mucha nostalgia el verlas porque representan al menos para mí, la prueba física de una gran pasión por algo, por este nuestro juego. Un total de 87 cartas nuevas, y cada una con su ilustración…sacada de otros juegos ccg como por ejemplo Kult o Heresy, ya que, aunque jugaba a estos otros juegos, cuando veía sus ilustraciones me las imaginaba dentro del otro universo.

Y así iban las cosas, cuando en el año 2000, comienza la que considero que ha sido la etapa dorada de V:TES (2000-2010) y también la época en que más me involucré (2000-2005), no solo como jugador sino también como Príncipe, organizador de torneos, juez, es decir, como miembro activo de la comunidad. Durante esta etapa, tuve la suerte de conocer a grandes jugadores y grandes personas también. De jugar 3 europeos, 3 Conclaves de la Camarilla, y de visitar ciudades como Salamanca, Valladolid, Bilbao, Barcelona, Palma, Viena, París, Lisboa…De organizar el Campeonato Ibérico de 2003.

Sobre todas las expansiones que salieron en esos años, poco puedo decir, sólo que convirtieron al juego en los que es hoy, y le dieron una enorme profundidad, no hay aspecto del mundo de tinieblas que no se haya explorado, las líneas de sangre, la Mano Negra, la Lista Roja, los vampiros africanos, los imbuidos…Llegaron las novelas de clan, y vimos como teníamos ante nosotros y podíamos controlar a aquellos vampiros cuyas aventuras leíamos en las novelas.

Durante esos años, mi vida cambia, te independizas, te vas a vivir con tu pareja, trabajas…Ya no tienes tanto tiempo para mantener el mismo grado de implicación y poco a poco tus amigos se van encontrando en la misma situación que tú, las quedadas para las partidas se van alargando más, hasta que cuando te quieres dar cuenta, ha pasado un año o dos y no has vuelto a jugar una partida.

Pasé de ser jugador y coleccionista, a acaparador…no jugaba, pero veía las  nuevas cartas que salían en cada nueva expansión e imaginabas mazos, combos…y por supuesto necesitabas X copias de esa cartas estupendas…para cuando volviera tener tiempo para quedar y jugar.

En el año 2010 coinciden dos momentos, el nacimiento de mi hija y Heirs of Blood y lo que parecía el punto y final…

Me costó conseguir los mazos pre construidos y las cajas de sobres; corrió como la pólvora que se acababa la licencia por parte deWhite Wolf, y que CCP no iba a realizar ninguna reimpresión, había lo que estaba en el mercado y cuando se terminara, se acababa.

Aquí es donde entro realmente en letargo y toda mi colección queda en sus carpetas en el trastero de mi casa, lo único que me quedaba eran pasar las hojas del archivador y ver los buenos momentos que había vivido, nunca pasó por mi mente vender mi colección, demasiados buenos recuerdos, demasiadas buenas experiencias, son parte de mi vida, al menos para mí.

Pero entonces 7 años después llega el EC de Berlín, y se anuncia la impresión de un conjunto de cartas. Mi vida ha vuelto a cambiar, estoy separado, y aunque suena raro, vuelves a recuperar el tiempo que habías ido perdiendo. No dude ni un solo momento, ¡IRIA!

Les enseñé el juego al grupo de gente con la que juego aquí en Vigo, ciudad en la soy residente desde 2008, incluso uno de ellos me sorprendió cuando me enseño un mazo que se compró de JYHAD, no pude evitar sonreír al ver al popurrí de cartas que llevaban…volví a recuperar sensaciones y a buscar cartas de las que me encontré que no tenía demasiadas copias y entonces llegó Mayo, y de nuevo tuve la enorme suerte de conocer a gente estupenda, de volver a encontrarme con algunos jugadores del pasado y de volver a recuperar la sensación de jugar, eso si , bastante oxidado y recién salido de la cripta. Mis mazos rebosaban vampiros de tipo 1, 2 y 3…y no paro de ver vampiros de tipo 4, 5, 6…de cartas que ya no me acuerdo que hacían o que nunca llegue a jugar, descubro un meta juego del que no sé nada y me veo hablando de mazos que conozco que están perdidos en el fondo de alguna página, pero que ya no se juegan, resumiendo…MARAVILLOSO.

Y ahora ya en 2018 nos encontramos con la noticia de que, un grupo de jugadores, se animan, de que White Wolf toma una decisión valiente y que V:TES se vuelve a imprimir y de que nuevas cartas van a llegar;veo que cada vez más jugadores se animan a empezar y de que nuevos torneos van apareciendo. Por segunda vez el juego resucita y esta vez, de mano de los jugadores, los mismos que desde hace años no han parado de darle soporte. Mis más sinceras gracias a ellos por no dejar que este gran juego se perdiera.

Espero que no se os haya hecho largo este viaje que he querido contaros, desde el principio, desde 1995 hasta hoy, y mi vida ha ido de alguna manera pareja a este juego, y de como después de 23 años, con todas las vueltas que ha dado mi vida, me encuentro igual de ilusionado, con ganas de volver a coleccionar momentos, recuerdos como los que me hicieron feliz en su momento.

Author: Gonzalo Cámara

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *